Las vías del destino

Hay también quienes más que migrar, huyen.

Óscar Martínez

En las vías del tren de la ciudad de San Pedro, Coahuila, sea en el acceso al fraccionamiento Fonhapo o al Ancora, se puede encontrar a un hombre en silla de ruedas que pide dinero a quienes cruzan la rúa ferroviaria todos los días.

Algunos lo ven con sorpresa, pues es inevitable pensar como este migrante ha podido recorrer México sin ambas piernas y en una sufrida silla, vehículo cómplice de tantas andanzas.

Una tarde de julio conversé con el y me dijo que se llama Ramiro Balzi Cabrera, tiene 42 años y es originario de Puerto Cortez, Honduras. Su actitud a la defensiva y su trato un tanto hosco, son consecuencia de los malos tratos que ha recibido por personas que lo han incluso golpeado en el camino

”Me han asaltado varias veces en los vagones, he tenido que defenderme como puedo, con piedras, hay mucha gente malvada”.

Ramiro vivió 12 años en los Estados Unidos, trabajó en New York, New Jersey, Virginia, Tennessee y Giorgia con un norteamericano que lo contrataba para llevar a cabo diferentes oficios.

Luego volvió a México en el año 2005 y decidió permanecer en el país debido a la violencia pandilleril que impera en Centroamérica

’Aquí en México hay forma de vivir, en Honduras las pandillas agobian al ciudadano, además no hay trabajo”.

A bordo de la silla de ruedas recorre las estaciones del tren del país pidiendo ayuda para poder comer, sin embargo, hace cinco años cayó del ferrocarril y perdió ambas piernas, los ojos se le nublan al recordar ese día, y con un semblante más tranquilo agradece…

‘’Yo le doy gracias al Señor, mi Dios por haberme dejado con vida’’.

Sobre la incomodidad de subir a los vagones y andar por el país con su silla de ruedas, el hondureño me comentó que se las arregla como puede, pero que no le causa ningún malestar, dibujando una tenue sonrisa, me dijo que a la gente de hoy le gana la pereza y que ni a la esquina quiere ir caminando, en cambio el anda para todos lados y bajo el inclemente sol buscando salir adelante.

Migrantes llegando a México.

La migración centroamericana hacia México comenzó a hacerse presente con mayor fuerza en la década de 1980, cuando se dio acogida a personas desplazadas y solicitantes de protección humanitaria que huían de los conflictos armados en esa región. Sin embargo, fue a partir de la década de 1990 que México comenzó a configurarse como un territorio de tránsito para personas migrantes provenientes, principalmente, de Guatemala, Honduras y El Salvador que buscaban ingresar a Estados Unidos.

Al menos desde 2010, 9 de cada 10 personas migrantes en tránsito irregular han sido nacionales de alguno de esos países. En la mayoría de los casos, se trata de población sin documentos migratorios, lo cual la expone a diversos riesgos, aumenta sus vulnerabilidades y obstaculiza el ejercicio de sus derechos.

Ramiro ha siempre va de paso por las ciudades, pero ha decidido quedarse en San Pedro más tiempo debido a la hospitalidad de los ciudadanos, también recorre el centro de la ciudad y los supermercados pidiendo una moneda para poder subsistir

‘’Aquí la gente me trata muy bien, una señora me ha ayudado mucho, la gente me saluda, es gente buena’’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close