Wanderlust: La pasión por viajar

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”.
                                                                                                                                           

Mark Twain

La etimología de wanderlust nos lleva hasta la lengua germana, wandern significa ‘vagar’, mientras que lust lo traducimos como deseo/ pasión, esto derivaría más tarde en el término anglosajón wanderlust o lo que es lo mismo: pasión por viajar. El anhelo por explorar otras latitudes es en verdad una pasión que se va acrecentando a través de las experiencias, poder apreciar nuestro entorno en diferentes escenarios, así como conocer diferentes culturas, son sin duda recuerdos que ocuparán un lugar especial en la gaveta de las andanzas.

Hace unos años decidí realizar un viaje a Europa, eran las cinco de la tarde en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, proveniente de Torreón me dirigí hacia el área de salidas internacionales, el destino: Roma, la histórica capital de Italia, pero antes tenía que hacer una escala en la ciudad de Frankfurt, Alemania, así que previamente organicé que la salida a tierras italianas fuera por la noche, pues a la urbe bávara que recorrió apesadumbrado el gran filósofo Arthur Schopenhauer, estaría arribando poco antes de las tres de la tarde y yo estaba muy entusiasmado de conocer.

A las ocho cuarenta de la noche fue la salida hacia Alemania, la adrenalina estalla cuando por las parlantes se anuncia la hora del embarque, del otro lado del muro de cristal en la sala de abordar, se ve la gran ave de acero que nos llevará hasta el viejo continente: un enorme Boeing 747-800 de Lufthansa Airlines.

La aventura del viaje comienza con la planeación, siempre es más libre organizar uno mismo su propio itinerario aprovechando las herramientas que nos da el internet, solo basta un poco de sentido común y conocimiento básico de geografía para navegar y hacer las reservas previas de todo el viaje.

Eran las dos y media de la tarde, y después de once horas de estar en el aire, aterrizamos en una nublada Frankfurt, al salir pasé sin problema el proceso de migración y me quedaban nueve horas antes de que saliera mi vuelo nocturno a Roma, así que sin temor ubiqué la estación de metro y ahí compré por casi cinco euros mi boleto hacia el centro, fueron veinte minutos de distancia entre el aeropuerto y la ciudad.

Recorrí la parte turística de la ciudad mediante un ‘turibus’ donde coincidí con dos compatriotas de Monterrey que celebraban su luna de miel, luego llegué a probar la comida típica de la ciudad en una plaza pequeña, y después a caminar, pues así es como se conoce verdaderamente la esencia de las ciudades, entre el aroma a café, el viento fresco y las húmedas calles empedradas. Después de admirar la impoluta Frankfurt, partí hacia la estación, pues el reloj marcaba las ocho de la noche y tenía que llegar  al aeropuerto para tomar el siguiente vuelo.

Sobre el equipaje siempre es importante cargar lo indispensable, los viajes que se llevan a cabo ‘de mochilazo’ resultan ser de lo mejor cuando se es joven y en lo practico es más fácil transportarse de un lugar a otro sin el pesado equipaje. Es importante aventurarse dejando los temores en casa, siempre he viajado solo, sin embargo en el camino se conocen a otros jóvenes que comparten la misma pasión, muchos con los que hoy comparto una buena amistad y se encuentran regados en varias partes del mundo.

Descubrí que irse de vacaciones sin compañía es una práctica muy común y no una excentricidad como se veía en el pasado. Hombres y mujeres de todas las edades recorren el mundo entero solitarios, en verano o en invierno, aventurándose a sitios exóticos, lejanos, a ciudades turísticas, por el solo placer de conocer lugares nuevos y ver otras realidades.

Finalmente llegué a tiempo para tomar el vuelo rumbo a Roma, la emoción por explorar me hizo olvidar el cansancio y la diferencia de horario. A la ‘Ciudad Eterna’ llegué a las dos de la madrugada, luego de casi dos horas de vuelo, mas las once horas desde México y el tiempo de la escala.

Viajar nos da la oportunidad de compartir pensamientos e ideologías con otras personas, nos hace darnos cuenta de que existe un mundo de cosas por conocer más allá de nuestro entorno. La cultura, la gastronomía, las artes, son ese elixir que nos entra y nos hace apreciar las cosas desde diferentes perspectivas pues como diría el escritor estadounidense:

‘La personas no hacen viajes, son los viajes los que hacen a las personas’.

John Steinbeck

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close